Un cirujano plástico se declara culpable tras la muerte de una mujer a la que operó