Las inundaciones dejan 550 muertos en la India y más de 55.000 atrapados en el lodo