El cierre de las 'embajadas' catalanas