Las lluvias torrenciales llenan de agua una cascada que llevaba 10 años seca en Chile