El veredicto convierte al Chapo en el narcotraficante más poderoso del mundo