Un centenar de agentes de policía blindan la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén