El detenido por el asesinato de Celia Barquín puede ser condenado a cadena perpetua