La celebración de la victoria francesa en el Mundial termina con dos muertos y tres menores heridos