El cardenal Pell, en Australia para hacer frente a las acusaciones de abusos sexuales