El comandante del avión de Germanwings, a Lubitz: "¡Abre la maldita puerta!"