Salva de cañonazos en La Habana para despedir a Fidel Castro