La segunda votación tampoco elige a un sucesor de Napolitano