Una cámara oculta revela como un terapeuta pega a un niño autista