El bufete Mossack Fonseca asegura ser víctima de un ataque contra la privacidad