El terrorista del sombrero caminó durante dos horas tras atentar en Bruselas