Logran que un paciente mueva un brazo robótico con el pensamiento