Un arpón le atraviesa la boca y la médula espinal y sobrevive