Brasil, ante las elecciones más polarizadas de su historia reciente