La policía italiana no descarta una motivación terrorista en la intención del bosnio que viajaba a Barcelona