Un hospital infantil de Alepo, reducido a escombros en directo