El "bochornoso" manual del fútbol argentino para ligar con las rusas