Cuando tienes que abandonar el avión en el que viajas… ¡a la carrera!