Las autoridades búlgaras barajan tres versiones en torno al asesinato de Victoria Marinova