Las autoridades sacrifican en secreto a más de 600 koalas en el sur de Australia