El autor de la matanza no tenía permiso de armas