Las autodefensas entran en Apatzingán, el bastión de Los Caballeros Templarios