Atraca a punta de pistola al dependiente más tranquilo del mundo