El conductor del camión de Berlín fue asesinado varias horas antes del atentado