Un niño australiano de 12 años y su padre, entre los supervivientes de la sala Bataclan