La familia del cerebro de los atentados deseaba que hubiese muerto en Siria