La española muerta en los atentados de París tenía planeado casarse en tres meses