Una madre murió en la sala Bataclan para proteger a su hijo