El cerebro de los atentados de París se pasó por la sala Bataclan durante la masacre