En Londres, como en Niza y Berlín: atropellos masivos como forma de terror