El atacante de París tenía licencia de armas pese a estar vigilado