El asesino de Jacksonville estaba obsesionado con ganar