El asesino de Las Vegas podría haber planificado la matanza durante décadas