Las asesinas del hermanastro de Kim creían participar en un programa de televisión