El artefacto del Metro de Londres no llegó a estallar del todo