Marina Abramovic, golpeada con un lienzo en la cabeza en su exposición de Florencia