Un ‘arma de instrucción masiva’ por las calles de Buenos Aires