Vive con una parte del cerebro anulada para controlar sus 100 ataques epilépticos diarios