Un año del incendio de la Torre Grenfell, sin detenidos y con las familias en hoteles