El “alto el fuego” en Siria deja más de 3.100 personas muertas