Mata a su cliente a sangre fría y la absuelven por un tecnicismo