Las medidas adoptadas por Al-Sisi crean una normalidad aparente en el Lunes de la Ira