Se declara culpable del asesinato de una turista estadounidense en Londres