La actividad del volcán Agung obliga a decretar la alerta máxima en Bali