Reino Unido y EEUU sospechan que un "artefacto explosivo" derribó el avión ruso