Una de las cajas negras confirma que hubo una explosión antes de la caída del avión ruso